Blog

antibióticos

Antibióticos, ¿realizas un uso prudente de ellos?

Cada 18 de noviembre se celebra el Día Europeo para el Uso Prudente de los Antibióticos, con el objetivo de concienciar a los ciudadanos sobre los riesgos derivados del uso indebido de estos fármacos en personas y animales. Y es que los antibióticos no curan las infecciones causadas por virus, como el resfriado común o la gripe; sólo son eficaces para combatir las infecciones bacterianas y la decisión sobre la necesidad de su administración es competencia exclusiva de los médicos.

El uso equivocado o incorrecto de los antibióticos representa un peligro para la salud de todos ya que contribuye al desarrollo de bacterias resistentes, comprometiendo así su eficacia.Las bacterias multirresistentes causan 25.000 muertes al año en Europa y alrededor de 2.800 en España. Además, este problema genera un gasto sanitario adicional de unos 1.500 millones de euros en la Unión Europea. No obstante, lo peor está por llegar, pues si seguimos consumiendo antibióticos al ritmo actual, Europa podría sufrir un retroceso a la era anterior a estos medicamentos, cuando una infección bacteriana normal y corriente, como una neumonía, podía suponer la muerte del paciente.

Ante este grave problema los Ministerios de Sanidad y de Agricultura, a través de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), han lanzado la campaña “Antibióticos: tómatelos en serio”, como parte de las acciones del Plan nacional a la Resistencia a los Antibióticos (PRAN), señalando que todos somos responsables de este problema y, por lo tanto, todos podemos contribuir también a la solución.

¿Cómo hacer un uso prudente de los antibióticos?

  1. No automedicarse, sino acudir al médico ante cualquier síntoma que sugiera una infección para obtener un diagnóstico correcto y un tratamiento adecuado.
  2. Finalizar completamente el tratamiento antibiótico prescrito por el médico, incluso aunque hayan desaparecido los síntomas de la infección.
  3. Llevar los restos de tratamientos sobrantes a la farmacia para que se encargue de su correcta destrucción y, por tanto, no reutilizar jamás los restos de antibióticos de otros tratamientos anteriores.
  4. Aunque los antibióticos son generalmente seguros, en ocasiones pueden producir algunos efectos adversos. En caso de notar cualquier signo o síntoma de alergia (picores generalizados, erupciones cutáneas, etc.), diarrea persistente (más de dos días), o manifestaciones más intensas como ahogos o hinchazón en el rostro, la garganta o las piernas;se debe acudir a un servicio de urgencias médicas.

 

Deja un comentario