Blog

EFG medicamentos genéricos

EFG: algo más que unas siglas

La modificación de la Ley de Garantías recoge en el artículo 14.2 que “podrán identificarse con las siglas EFG aquéllos medicamentos que determine la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) en razón de su  intercambiabilidad”. ¿Qué significa? La primera consecuencia es clara: se abre la puerta a que los medicamentos ‘de marca’ puedan obtener la calificación de genérico tras expirar su patente, algo que deberá ponerse negro sobre blanco en un reglamento que fijará las normas para conceder esas siglas (artículo 89.7 de la Ley de Garantías). Eso sí, ya hay casos de medicamentos ‘de marca’ que han visto expirar su patente y que tienen estatus de EFG (por ejemplo, Adiro® de Bayer, o Neobrufen® de abbott).

A pesar de ello, los fabricantes de genéricos siguen tratando de convencer a la Administración para que, como indican desde la Asociación Española de Medicamentos Genéricos (AESEG), “las siglas EFG sigan siendo privativas de los medicamentos genéricos”. Y es que, dicen que si se da estatus de EFG a los medicamentos ‘de marca’ se contribuiría al deterioro de la industria del genérico. Es lo que señala Josep Maria Piqueras, director general de Kern Pharma, que incide en que se amenaza al sector del genérico con su desaparición a medio y largo plazo al generar “un panorama incierto y decepcionante para el progreso del genérico en España”.

EFG, unas siglas solamente para medicamentos genéricos

medicamentos genéricos

Ejemplo de EFG

Hasta que la normativa no se desarrolle, las siglas EFG deberían seguir siendo privativas de los ‘genéricos tradicionales’, lo que cumpliría con el espíritu de la Administración de implantar una política de impulso de estos fármacos para reducir, contener e impedir excesos en la factura farmacéutica (en los últimos quince años ha ahorrado 12.000 millones de euros). Abrir la puerta a la concesión de EFG para los ‘de marca’ acabaría con la ‘discriminación positiva’ a favor de los genéricos que recoge, por ejemplo, elRDl 16/2012 o la propia Ley de Garantías. Algo orientado a generar ahorro a medio y largo plazo y a dar un impulso a un mercado que en España representa un 37% de las unidades que se venden mientras que en Europa llega hasta el 60%.

El que existan al tiempo EFG ‘tradicionales’, genéricos de marca y otros ‘de marca’ cuyas patentes han expirado y piden que las siglas EFG acompañen a su nombre comercial, provocaría un cambio completo en el mercado farmacéutico. Así, si se permiten fármacos ‘de marca’con las siglas EFG significaría que podrían competir en dos campos: tanto en el de la prescripción por marca como en la de por principio activo. Este hecho supondría un golpe a la línea de flotación de unos fabricantes que bajo el paraguas de las siglas EFG (que aparecieron en España con la ley 13/1996) han sido protagonistas del cambio estructural más relevante en el Sistema nacional de Salud (SNS) respecto a la factura de la prestación farmacéutica.Igualmente, se alterarían‘artificialmente’ las cifras de genéricos e innovadores en el mercado, ya que los ‘de marca’ EFG se sumarían al de los genéricos‘tradicionales’.

¿Cuál es el interés de los laboratorios ‘de marca’ por obtener ahora las siglas EFG? En 2015 el 70% del gasto mundial en medicamentos no estará protegido por patentes, por lo que saldrán genéricos tanto para patologías leves como para otras graves, algo que propicia que los laboratorios ‘de marca’ quieran introducirse de lleno en este mercado, más si cabe cuando cada vez se tarda más y es más difícil sacar innovadores al mercado. Aunque, eso sí, se trata de un mercado que ha pasado de crecer en España de un ritmo del 40% en2011, a un 20% en 2012 y, actualmente, está en cifras cercanas al 5%.

Artículo escrito por Juan Nieto, subdirector del periódico “El Global”, publicado en la edición de noviembre de 2013 de la revista “En Genérico”

Deja un comentario