Blog

mitos pediatría

Erradicando mitos sobre la pediatría

¿Es mejor ponerle paños húmedos a mi bebé que darle paracetamol o ibuprofeno cuando tiene fiebre? ¿No sería mejor tratarlo con un antibiótico? ¿Es normal que el niño tenga fiebre cuando empiezan a salirle los dientes? Estas y otras muchas dudas son muy frecuentes en los padres primerizos. Lo malo es que, en algunas ocasiones, más allá de esas dudas se forman mitos sobre los cuidados pediátricos que son bastante difíciles de erradicar.

Para intentar que los padres tengan una formación adecuada sobre el cuidado se sus hijos, el Colegio de Farmacéuticos de Sevilla ha puesto en marcha una campaña de divulgación y asesoramiento que lleva por título Tu información es su salud. Acude a tu farmacia y que incluirá la realización previa de una encuesta que permitirá testar sus conocimientos sobre la materia, ofreciéndoles, asimismo, consejos prácticos que repercutan en una mayor calidad de vida para sus hijos.

mitos pediatríaComo complemento a la encuesta, los profesionales de la farmacia sevillana ofrecerán atención personalizada sobre salud pediátrica, tema en el que han mejorado sus destrezas gracias a una iniciativa de formación emprendida desde el Colegio de Farmacéuticos. El programa formativo ha profundizado en temas tales como el tipo de fármacos más comunes que se le suministran al menor; aspectos nutricionales básicos del niño (si es mal comedor, si padece obesidad, diabetes, etc.); cómo han de tratarse las posibles patologías digestivas, consejos básicos sobre dermatología pediátrica, problemas respiratorios o cómo ha de actuarse ante un cuadro de gripe y/o resfriado.

Según estudios publicados, el 80 por ciento de las asistencias de un menor a un servicio de urgencias sanitarias son evitables, dado que el cuadro patológico que presenta bien podría haber sido tratado con el consejo de un profesional farmacéutico o de Atención Primaria. El hecho de pasar por urgencias puede generar incluso otros problemas, ya que son un posible foco de infecciones así como un lugar donde el menor está expuesto a contemplar situaciones de enorme crudeza que pueden generarle un impacto muy negativo.

Recordad que vuestro médico de cabecera o vuestro farmacéutico son los profesionales más adecuados para asesoraros acerca del cuidado de vuestros hijos. No dejéis de consultarles cualquier duda a ellos en primer lugar; de esta manera, logramos un sistema sanitario más eficiente y evitamos colapsar los servicios de urgencias.

Fuente: www.correofarmaceutico.com

Deja un comentario