Blog

fármacos astenia primaveral

Fármacos y astenia primaveral


Hace poco menos de un mes que hemos entrado en la Primavera, y junto con ella, algunas personas sufren un síndrome típico de esta estación. Se trata de la astenia primaveral un conjunto de síntomas presente en varios trastornos y que se caracteriza  por una sensación generalizada de cansancio, fatiga, apatía y debilidad física y psíquica, con principal incidencia entre las personas de 20 a 50 años, y mayor preponderancia en las mujeres que en los hombres.

Las causas de la astenia son muy diversas. Una situación de estrés, la ansiedad provocada por las dificultades de la vida o una situación de depresión, pueden originarla, pero también puede tener su origen en una enfermedad orgánica, tales como alteraciones cardíacas, pulmonares, infecciones de todo tipo y otras muchas. La astenia de origen orgánico es la más aguda y la que tiene síntomas más concretos. La primavera es la época del año con un mayor número de personas afectadas.

A pesar de su gran incidencia, la astenia primaveral es de carácter leve y remite al cabo de pocos días sin necesidad de tratamiento, aunque hay que tener especial cuidado con el prolongamiento de los síntomas, ya que en este caso podríamos estar hablando de la fatiga crónica, que requiere otro tratamiento.

Algunos profesionales  explican la astenia por una disminución de las endorfinas, aunque no hay estudios que demuestren una correlación. Lo más probable es que la fatiga se deba a que nuestro cuerpo debe adaptarse a las nuevas condiciones de luminosidad y de temperatura, a lo que hay que añadir cambios en la humedad y la presión atmosférica. También contribuyen el cambio horario, desplazar la hora de las comidas, del trabajo y otras actividades.

Aunque tradicionalmente algunos afectados por esta sintomatología han podido recurrir a diversos fármacos, desde  la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), se ha asegurado recientemente que “no es necesaria una medicación específica” y que “la astenia primaveral es una alteración pasajera, que requiere simplemente de un estilo de vida saludable para combatirla”.

Así que ya sabéis, ante estos síntomas, un buen descanso, deporte y buena alimentación para adaptarnos lo más rápidamente posible a  a la nueva estación.

 

Deja un comentario