Blog

Fernando Lamata: "Es razonable que la sanidad pública financie genéricos"

TRIBUNA

Fernando Lamata - Asesor del Panel de Expertos de la Comisión Europea en Políticas de SaludSiendo Consejero de Sanidad me preguntaron en un debate radiofónico: “¿por qué promueve usted el uso de medicamentos genéricos?” Y yo contesté: “parece razonable que la sanidad pública financie medicamentos que, garantizando la misma calidad, eficacia y seguridad, sean menos caros para el bolsillo de los contribuyentes”. En este momento de dificultades económicas es, además, absolutamente necesario.

El que podamos consolidar una buena sanidad y evitar su deterioro requiere dos condiciones. Por una parte, disponer de una financiación suficiente. Y por otra, hacer el uso más eficiente posible de los recursos.

PARECE RAZONABLEEn el primer aspecto la sanidad pública española había alcanzado en 2009 un nivel de financiación del 7,2% del PIB. Algo inferior al gasto de otros países de nuestro entorno (Francia 8,91%; Alemania 8,61%; Holanda 10%, etc.). Sin embargo, desde entonces se ha reducido el gasto sanitario público en España de forma importante. Dentro del sector sanitario, el subsector farmacéutico ha aportado el mayor ajuste. Es preciso, por lo tanto, recuperar cuanto antes el nivel de gasto sanitario público correspondiente a nuestro nivel de renta, en torno al 7-8% del PIB. Sin financiación suficiente no puede haber buena sanidad.

“En esta búsqueda de una sanidad eficiente, los medicamentos genéricos juegan un papel clave”

Al mismo tiempo debemos seguir trabajando todos para mejorar la eficiencia en el uso de los recursos disponibles. Entre otras cosas, conviene invertir más en promoción de la salud y prevención de la enfermedad; apoyar al paciente/ciudadano como gestor de su enfermedad o proceso crónico y fomentar un uso responsable de los recursos sin la imposición de copagos; reforzar la autonomía de los profesionales sanitarios y potenciar el uso eficiente de las tecnologías y los medicamentos; coordinar y/o integrar los servicios sanitarios y los servicios sociales; impulsar la utilización de las TICs; y compartir estrategias con las industrias sanitarias buscando diagnósticos y tratamientos eficientes.

En esta búsqueda de una sanidad eficiente los medicamentos genéricos juegan un papel clave poniendo a disposición de los sistemas de salud y los pacientes unos medicamentos de calidad garantizada, eficaces, seguros y a mejor precio. En la Unión Europea el 60% de los medicamentos consumidos son genéricos, y suponen un 25% del coste farmacéutico total. En España todavía no alcanzamos esas cifras, aunque la evolución ha sido positiva, pasando de un 3% de la factura farmacéutica en el año 2000, a un 17% en 2012, con un volumen del 35%. Debemos seguir esa senda.

La salud es una condición para el desarrollo económico incluyente. Se estima que un 30% de la esperanza de vida de las personas se debe a la atención sanitaria. La falta de atención sanitaria deteriora la capacidad productiva de un país y debilita la cohesión social. Además, el sector sanitario y todas las industrias relacionadas, como la industria farmacéutica, crean puestos de trabajo y desarrollan investigación e innovación. Dicho de otra forma, el coste de la no-sanidad es letal.

Parece también razonable, por tanto,  reforzar los lazos de cooperación entre las administraciones públicas y las industrias de medicamentos genéricos para contribuir juntos al mantenimiento y desarrollo de una sanidad excelente. Nos conviene a todos.

Deja un comentario