Blog

Gripe A

Gripe A. ¿Alarma injustificada?

Según han informado varios medios de comunicación, en estos últimos días el virus de la gripe está entrando en la fase de mayor expansión en nuestro país. Durante las últimas semanas se ha producido algo de alarma social, ya que en la epidemia de este año se está dando una mayor incidencia de la gripe A, frente a la gripe B que prevaleció más el año pasado.

Recordemos que hay varios tipos de la gripe. La más común es la B, que solamente afecta a los humanos y a las focas. La C es prácticamente asintomática, y la A, que puede darse en humanos y animales, es la que más preocupación genera, ya que sus síntomas son muy similares a los de la B, pero se producen con mayor intensidad (dolores más fuertes, fiebre más alta), y puede presentar algunas complicaciones, sobre todo en grupos de riesgo como bebés y ancianos. Como ya sabéis, los antibióticos no son eficaces para curar la enfermedad, y solo se usan en el caso de que haya una infección bacteriológica asociada.

En cualquier caso, desde SEMERGEN (Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria), se asegura que “no hay motivo para la alarma” y desde la OMC (Organización Médica Colegial), se afirma que “la gripe llega todos los años a España, todos los años causa muertes, hospitalizaciones e ingresos en las unidades de cuidados intensivos, y todos los años ocurre lo mismo”.

La prevención es clave para evitar la gripe, enfermedad que es fácilmente contagiosa por vía aérea mediante el habla, la tos o el estornudo de la persona enferma. El virus entra por la nariz, por la garganta o por los pulmones y se multiplica hasta llegar a notarse los primeros síntomas gripales, que comienzan de 1 a 4 días después de que el virus entra en el organismo. Por ello es especialmente importante vacunarse, una solución efectiva para no contraer la gripe, y además adoptar medidas de higiene, con las que podremos minimizar las probabilidades de que haya un contagio.

Por otra parte, principios activos como el paracetamol o el ibuprofeno pueden ser muy eficaces a la hora de reducir los síntomas más habituales de la gripe, tales como el dolor moderado o la fiebre. Como siempre, aunque se trata de medicamentos que podéis adquirir sin receta en vuestra farmacia, consultad al médico o farmacéutico cualquier duda sobre su administración.

Deja un comentario