Blog

Medicina y farmacia en la Prehistoria

Desde el principio de los tiempos, el ser humano ha tratado de explicar la realidad y los hechos más trascendentales de ella, tales como la vida, la muerte o la enfermedad. La medicina pretécnica es la ejercida desde la época prehistórica hasta el siglo V antes de Cristo en la que, junto a prácticas terapéuticas aparecían prácticas mágicas, totalmente interrelacionadas entre sí, de manera que durante el acto curativo, el sanador actuaba desde su doble condición de médico y mago.

Uno de los principales personajes que aparecen cuando el hombre se hace sedentario es el del sanador, naciendo así el rol de “chamán”, que no era un médico o un farmacéutico, sino una persona capaz de diagnosticar, pronosticar y preparar el medicamento y el rito para su administración. No es hasta la aparición de los médicos griegos del siglo V a. de C. cuando se demuestra claramente un cambio de mentalidad respecto a la lucha contra la enfermedad, enfrentándose a ella a través del conocimiento de su naturaleza, y del subsiguiente estudio del remedio.

En la Prehistoria se tienen constancia de prácticas terapéuticas, como la reducción de fracturas; prácticas medicamentosas, tales como la ingestión de hierbas en acción (o en actitud) mimética con los animales, o algunas prácticas dietéticas. En el Neolítico la actividad terapéutica se basaba en el empirismo, usando los remedios sin base científica y de forma azarosa y en la magia, como una actividad de liberación de fuerzas inmateriales.

La enfermedad se consideraba como una presencia incorporada temporalmente al individuo, pero independiente de él. La aparición de enfermedades se interpretaba como un proceso azaroso (por ejemplo, algún trauma o herida provocada estando de caza), o como una transgresión a la ley moral, en donde se hace una interpretación mágica de la sintomatología que padece el individuo. En este sentido, la pérdida del alma o la posesión de espíritus son razones habituales por las cuales se cree que la persona enferma.

En cuanto al uso de elementos curativos, la farmacología de la época tenía solamente un valor instrumental, como el de poder ponerse en contacto con una entidad superior, y se caracterizaba por una función instintivo-empírica, con el desarrollo de fórmulas primitivas a partir de plantas u otros elementos naturales.

Una investigación con participación española, tal y como publica El Mundo, acaba de revelar que las capacidades intelectuales de los neandertales eran tan sofisticadas que ingerían plantas medicinales, de las cuales conocía sus cualidades curativas. Las piezas dentales han permitido hallar la primera prueba molecular de que uno de los individuos de esta especie tomó dos tipos de plantas medicinales: alquilea y camomila. Por tanto, el estudio sugiere que ya en aquellos tiempos, los neandertales podían ingerir plantas medicinales, como la manzanilla, tan popular entre los humanos de hoy.

Deja un comentario