Blog

mujeres ciencia

Mujeres, Ciencia y el cuento de nunca acabar

TRIBUNA

Mercedes Wullich Directora de Mujeresycia y de Las Top 100 Mujeres Líderes en España

Hace pocos días una niña de 7 años escribía a la famosa compañía de juguetes Lego quejándose de que los personajes masculinos tenían muchas más aventuras que sus pares femeninas. Afortunadamente no todo cae en saco roto y la empresa ha anunciado que lanzará una línea de piezas compuesta por mujeres científicas: una paleontóloga, una química y una astrónoma. Ellen Koojiman, una científica sueca, tiene en sus manos el desafío de diseñar esta nueva serie que intentará dar una visión más plural para que niños y niñas en la vida puedan ¿elegir? y no estar desde la infancia condicionados por patrones culturales obsoletos.

¿Y por casa cómo andamos? Los datos dicen que en España, un 34% de las instituciones científicas están presididas por mujeres, un porcentaje alto si se compara con otros países como Francia, Alemania, Reino Unido, Estados Unidos, Japón, la China urbana, Brasil, Argentina, Sudáfrica, Marruecos, Egipto, India e Indonesia.

En la Unión Europea, solo el 11% de los puestos académicos más altos en las diferentes disciplinas científicas están ocupados por féminas. La proporción de mujeres a la cabeza de las instituciones científicas varía de un país a otro: 34% en España, 29% en Francia, 27% en EE.UU. y 6% en Japón.

Sin embargo, las cifras son realmente tristes si indagamos en los Premios Nobel en Ciencias: desde que comenzaron en 1901, menos del 3% han
sido otorgados a las mujeres: ¡16 premios, de los cuales dos fueron para Marie Curie!

En el caso de las cátedras, otro lugar donde el poder se hace desear, las mujeres solo ocupan el 19,7% aunque son el 38,47% del personal investigador en España y su participación aumenta con mayor proporción que la de los hombres en todos los sectores. Otro dato revelador que viene del CSIC, el organismo público de investigación más grande del país, indica que los puestos altos (profesores de investigación) lo ocupan hombres en un 76,12 %. Como suele suceder en otros ámbitos, es en los sitios de mayor relevancia donde aparecen las mayores diferencias.

“El quid es seguir peleando para que las mujeres en general y las científicas en particular ocupen los puestos que merecen”

Desde el inicio de Las Top 100 Mujeres Líderes en España, incorporamos la categoría de Académicas e Investigadoras para que la Ciencia tuviera una exposición relevante en el ranking. Así se introdujo a mujeres ícono como Margarita Salas que ya es ‘Top 100 Honoraria’, pero también a otras menos “mediáticas” en su momento como Celia Sánchez-Ramos, Josefina Castellví, Pilar Mateo, Rosario Heras Celemín, Mara Dierssen o Teresa Gonzalo que hoy tienen ya un lugar destacado. Hacerlas visibles es normalizar la realidad, volverlas referentes, rol models que seguir.

Rita Levi-Montalcini, la neurocientífica que obtuvo el Premio Nobel de Medicina en 1986 junto a Stanley Cohen por el descubrimiento del factor de crecimiento neuronal, murió a los 103 años pero celebró su 99 cumpleaños trabajando en su laboratorio del Instituto Europeo de Investigación del Cerebro (Ebri). Cuando le preguntaron si existían diferencias entre el cerebro del hombre y el de la mujer, respondió que «solo en las funciones cerebrales relacionadas con las emociones, vinculadas al sistema endocrino. Pero en cuanto a las cognitivas, no hay diferencia alguna». Y luego, a la pregunta del millón “¿Por qué todavía hay pocas científicas?”, respondió con algo que siempre se comenta pero no está todavía lo suficientemente expuesto: «¡No es así! ¡Muchos hallazgos científicos atribuidos a hombres los hicieron en verdad sus hermanas, esposas e hijas! Como no se admitía la inteligencia femenina, la dejaban en la sombra».

El quid entonces es seguir peleando para que las mujeres en general y las científicas en particular ocupen los puestos que merecen, lograr que las que están sean visibles y que las niñas, las adolescentes, las universitarias, entiendan que la Ciencia puede ser el lugar donde quedarse. Un lugar donde tiene cabida la pasión, donde se pueden cambiar las cosas, y muchas, muchas veces, el rumbo de la vida. Y que la sociedad le dé el lugar que les corresponde.

3 Respuestas

  1. Esttrella Turrero Pontiel

    El articulo me parece fantastico. Muchas mujeres están a la sombra de un equipo dirigido por hombres. Existen muchas mujeres cientéficas que su trabajo no se ve ni se reconoce, pero contribuyen a que la ciencia se desarrolle gracias a sus aportaciones científicas.

    Un s

  2. Gracias Mercedes por tu artículo, me ha encantado y entristecido a la vez. Es que no hay un sólo ámbito en el que la desigualdad no salte a la vista en cuanto investigas un poquito. Y sin embargo, ni siquiera entre nosotras, las mujeres, tomamos posiciones unánimes para hacer frente a esta situación generalizada de desigualdad. Nos han acostumbrado a la política de las excepciones, es decir, que llegan unas pocas, y con esto se supone que todas ya podemos hacerlo. Por eso soy una firme defensora de las cuotas o de cualquier otra medida de discriminación positiva para igualar tantos años de discriminación. Ya habrá tiempo de suprimirlas cuando hayamos normalizado lo que ahora es excepcional.
    Gracias

  3. Un artículo magnífico, claro y directo al corazón y el cerebro tanto de hombres como de mujeres, sean cuales sean sus capacidades emocionales o cognitivas. La Ciencia, tan poco reivindicada en nuestro país y la mujer en la Ciencia, tan poco reconocida en general… gracias por los datos que aportas y por las declaraciones de Rita Levi-Montalcini, tan esclarecedoras. Me quedo con tu frase: “…que las niñas, las adolescentes, las universitarias, entiendan que la Ciencia puede ser el lugar donde quedarse”. Grande, Mercedes, por decir tanto y tan alto y claro. Gracias

Deja un comentario