Blog

Si hay compromiso hay futuro

ACTUALIDAD DEL GENÉRICO

Ángel Luis Rodríguez de la Cuerda - Director General de AESEG

Desde hace tiempo, y en especial en los últimos meses, coincidiendo con la celebración del 20 aniversario de la incorporación de los medicamentos genéricos al sistema sanitario español, son muchas las voces que se suman al reconocimiento (más que merecido, sin duda) de la importancia de este mercado en la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud (SNS) en su conjunto; y en el desarrollo de nuestro producto interior bruto (PIB).

En estas dos décadas, y solo por citar algunos logros, los medicamentos genéricos han contribuido a un ahorro en el gasto farmacéutico de alrededor de 20.000 millones de euros; mejorado el acceso de los pacientes a los tratamientos; fomentado la innovación y el desarrollo; e impulsado un sector industrial productivo. La industria del genérico es, hoy en día, uno de los principales motores económicos del país.

Sin embargo, este reconocimiento no se ha visto reflejado en políticas que promuevan su desarrollo. La cuota de mercado de los medicamentos genéricos en España se encuentra muy alejada aún de la media de la Unión Europea (un 40% frente a un 60%, en unidades). Y, lo que genera más alarma: es el único país de nuestro entorno en el que está experimentando un retroceso.

El análisis de los últimos datos disponibles urge a adoptar medidas que impulsen su crecimiento. No es solo que en el primer trimestre de 2017 se registrase un decrecimiento del 3,6% en unidades; es que desde el año 2014 se aprecia un estancamiento tanto en unidades como en valores. Los sucesivos vaivenes normativos unidos a la existencia de mensajes que han tratado de generar confusión acerca de la calidad, eficacia y seguridad de los medicamentos genéricos, tanto entre los pacientes como entre los propios profesionales, son los causantes -en gran medida- de este escenario. Pero no se trata de buscar culpables, sino de aportar soluciones.

“Profesionales sanitarios, consumidores y pacientes, gestores y representantes políticos coinciden en la necesidad de impulsar el crecimiento del medicamento genérico en el SNS”

Si se quiere aprovechar plenamente el potencial de los medicamentos genéricos es necesario garantizar un entorno de mercado previsible, implementar incentivos claros para estimular su uso, ofrecer formación e información acerca de estos fármacos y dar visibilidad a su valor añadido, que va más allá de su precio (este valor añadido tanto en términos científicos, clínicos y económicos debería ser conocido por la opinión pública).

Propuestas de futuro

Un panel multidisciplinar de expertos, constituido al amparo de la Asociación Española de Medicamentos Genéricos (AESEG), ha elaborado un documento de consenso sobre las medidas a promover para la reactivación del mercado de los medicamentos genéricos en España. Este documento recoge ocho propuestas de intervención a las que acompañan 16 medidas concretas para incentivar y fomentar el uso del genérico, como elemento clave en la racionalización y control de la factura farmacéutica.

Promover la existencia de una diferencia razonable de precio entre genérico y marca durante un periodo acotado para impulsar la cuota de mercado de los nuevos genéricos; avanzar en la utilización de la prescripción por principio activo, como garantía de equidad, de control del gasto y de seguridad para el paciente; y poner en valor la industria del genérico como sector industrial de impacto en el tejido económico de España, son algunas de las propuestas. Se plantea también, la creación de un plan de formación conjunto para médicos y farmacéuticos que incluya una estrategia de investigación, así como acciones de sensibilización social para acabar con algunos mitos relacionados con los medicamentos genéricos.

Que el mercado de medicamentos genéricos en España continúe aportando valor y beneficios al SNS y al PIB, requiere la asunción de responsabilidades por parte de todos los agentes implicados. Debemos cooperar para ser más eficientes y asegurar la viabilidad del SNS y la excelencia de nuestro sistema sanitario. Que lo logremos o no dependerá del grado de compromiso que se asuma. Ahora le toca a la administración sanitaria mover ficha.

Deja un comentario