Blog

síndrome postvacacional

Síndrome postvacacional, ¿existe?

Comienza septiembre y, con ello, se acaban los días de desconexión y descanso lejos de la oficina y de los jefes y toca regresar a la rutina laboral y personal. Este choque de realidad para algunos es demasiado duro y es cuando aparecen los síntomas del llamado “síndrome postvacacional”.

¿Qué es el síndrome postvacacional?

Cada año al acabar agosto empezamos a ver y oír estas palabras en los medios, pero ¿qué es el síndrome postvacacional? Según la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS), se trata de un término surgido de manera popular para referirse al proceso de estrés que tenemos que afrontar tras las vacaciones para readaptarnos a las obligaciones laborales (o escolares) y al cambio de estilo de vida que supone.

La segunda duda que nos surge al hablar del síndrome postvacacional es quiénes lo sufren. Hablar de cifras exactas en este caso es complicado e inexacto ya que no existe un consenso entre los especialistas para definirlo y, por lo tanto, las estadísticas que solemos encontrar en los medios varían en los porcentajes de afectados. No obstante, en las encuestas que preguntan directamente si se ha sufrido el síndrome postvacacional, la mayoría de los trabajadores responden afirmativamente (entre el 57%-63% de las mujeres y el 51% de los varones), pero para casi la mitad de ellos los síntomas desaparecen en tan sólo unos días.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome postvacacional?

Los síntomas no responden a un patrón estándar ya que depende de cada caso concreto, pero entre los más comunes se encuentran: ansiedad, depresión, apatía, irritabilidad, insomnio, cansancio físico, dolor de cabeza, problemas digestivos, sudoración, falta de concentración y descenso del rendimiento, cambios de humor, un incremento de las palpitaciones y síntomas cardíacos y respiratorios.

Estos síntomas suelen tener una duración de entre diez y quince días, el periodo medio de adaptación de nuestro cuerpo a los cambios, pero en algunos casos pueden agravarse hasta presentar casos de estrés agudos. Por eso, los psicólogos recomiendan que si continúan manifestándose se acuda a un especialista.

¿Cómo prevenir el síndrome postvacacional?

Aunque te pueda parecer imposible, el estrés postvacacional puede prevenirse o, al menos, reducir su duración y su impacto llevando a cabo las siguientes recomendaciones:

  • Planificación. Según los expertos, es aconsejable volver dos días antes de la reincorporación al trabajo para poner todo en orden y mentalizarse de la vuelta a la rutina.
  • Volver a la rutina poco a poco. Es importante fijarse objetivos realistas a corto plazo y no pretender ponerse al día con el trabajo acumulado en el primer día.
  • La alimentación y el deporte juegan un papel fundamental a la hora de volver al trabajo. Sobre todo, es recomendable reducir la ingesta de alcohol y de cafeína ya que su consumo incrementa las manifestaciones del estrés. Por otro lado, mucho se ha hablado de los beneficios de realizar actividades físicas ya que ayudan a liberar el estrés que se acumula a diario.
  • Ajustar las horas de sueño. Para ello debemos renunciar a la siesta e intentar dormir ocho horas las primeras semanas.
  • Organizarse fuera del trabajo. Igual que es básico planificar tus horas laborales para sacarles el máximo partido sin agobiarse, también es importante reservarse un tiempo para uno mismo y para hacer las cosas que te gustan.
  • Tener una mentalidad positiva y paciencia. En el trabajo, como en todos los apartados de nuestra vida, hay momentos buenos y malos. Debemos centrarnos en los buenos y, sobre todo, no desesperarnos, ¡el síndrome postvacacional es pasajero!

 

Deja un comentario