Blog

«Somos la mejor herramienta para contener el gasto sanitario»

LA VOZ DEL ASOCIADO

Jesús Govantes, director general de Normon

Jesús Govantes, director general de Normon

Normon, compañía nacional y familiar 100%, nace de la fusión de dos compañías: Orto (Sevilla, 1937) dedicada a productos OTC y Normon (Madrid, 1938) dedicada a productos de receta. En ambos casos, la razón de su creación fue la misma: la falta de productos en las farmacias debido a la Guerra Civil. Como ocurrió con otras compañías a nivel mundial durante conflictos bélicos, las farmacias tuvieron que fabricar sus propios productos para poder sobrevivir. En los años 50 ambas compañías se fusionan bajo el nombre de Normon y fijan su sede en Madrid. En 1992, Normon realiza el primer estudio de bioequivalencia que se hace en España y cinco años después lanza los tres primeros genéricos en nuestro país.

¿Cuál es la filosofía de trabajo de Normon?

En Normon tenemos una filosofía muy industrial, tanto para el desarrollo de nuevos genéricos como para su posterior fabricación. Nosotros hemos desarrollado la inmensa mayoría de los productos que tenemos en el mercado y los fabricamos en nuestras instalaciones. Asimismo, el ser una empresa familiar, tanto en la propiedad como en la gestión, hace que miremos al futuro con un enfoque diferente al de otras compañías, con la creación y mantenimiento de empleo, fuertes inversiones, etc.

¿Cuáles son las principales fortalezas de la compañía?

Una fuerte capacidad de desarrollo y fabricación, apoyados en unas instalaciones que podemos considerar de las mejores de Europa; y una capacidad de toma de decisiones rápida, por el carácter familiar de nuestra compañía. El hecho de desarrollar y fabricar la mayor parte de nuestros productos nos hace ser muy competitivos en un mercado en el que los costes son uno de los factores más importantes.

¿Qué líneas de productos comercializa?

Aparte de las ventas de genéricos a través de oficinas de farmacia, que es la línea más importante para Normon, estamos muy introducidos en prácticamente todos los hospitales de España, siendo la primera compañía en este mercado con una cuota de más del 18% en unidades. En ambos casos, tenemos productos de casi todos los campos terapéuticos. Contamos también con una línea Dental, en la que somos líderes en anestesia dental y una línea OTC que relanzamos hace tres años. Por último, están las exportaciones, en las que tenemos depositadas grandes ilusiones después de ser inspeccionados y aprobados por la FDA en septiembre de 2015.

¿Cuáles han sido sus resultados en 2016? ¿Qué previsión de crecimiento tienen?

Los resultados de 2016 han sido algo mejores que en 2015, sobre todo por el importante crecimiento que hemos tenido en nuestras exportaciones (más de un 30%). En España, el incremento ha sido bajo aunque nuestras ventas han crecido algo más que el mercado. Para 2017 pensamos que vamos a estar en una situación similar, es decir, estabilidad en las ventas locales y aumento significativo en el mercado exterior.

¿Cuáles han sido los principales hitos de la compañía en los últimos años?

En 1992 realizamos el primer estudio de bioequivalencia que se hacía en España, apostando por un mercado, el de los genéricos, del cual todavía no se sabía nada en nuestro país. Lógicamente, el principal hito para nuestra compañía (y para el mercado de genéricos), fue el lanzamiento de los primeros genéricos en España en octubre de 1997. Otros momentos importantes en estos últimos años han sido el traslado en 2005 a nuestras nuevas instalaciones en Tres Cantos (incluidas dos ampliaciones en los años 2011 y 2015), cerca de Madrid y con más de 80.000 m2 de superficie, y la aprobación por parte de la FDA, en septiembre de 2015, de las instalaciones que tenemos para la fabricación de inyectables. Como empresa familiar ha sido muy importante la incorporación, estos últimos años, de miembros de la familia de la tercera generación, cumpliendo estrictamente el protocolo familiar que tenemos y que les obliga a tener la formación y experiencia necesarias para poder trabajar en ella.

¿Cuáles son los principales retos a corto, medio y largo plazo de Normon?

Dada la situación del mercado interno, nuestros retos van dirigidos principalmente al mercado exterior y a intentar mejorar nuestra presencia en el mercado de OTC en España.

¿Apuesta la compañía por la innovación?

Aparte del desarrollo de los genéricos, muchas veces más difícil de lo que pueda parecer, sobre todo para sortear las patentes de fabricación existentes, estamos invirtiendo mucho en nuevas instalaciones y tecnología para poder fabricar cada vez más productos distintos y en grandes cantidades, tanto para España como para otros países.

Se cumplen 20 años de la introducción de los medicamentos genéricos en España…

La verdad es que el tiempo pasa muy rápido. Son 20 años desde que Normon lanzó al mercado los tres primeros genéricos en España en 1997: Ranitidina, Captopril y Atenolol. Durante muchos años la evolución fue lenta. Los genéricos eran unos desconocidos para farmacéuticos, médicos y pacientes; y no confiaban en ellos. Después, cuando fueron desapareciendo esas reticencias, hubo un crecimiento importante durante varios años. Desgraciadamente, llevamos tres años en los que las ventas se han estancado en unas cuotas de mercado del 20% de valores y del 40% en unidades, aún lejos de otros mercados europeos. Seguimos pensando que tenemos potencial de crecimiento, ya que los genéricos son la mejor herramienta que tiene la Administración para contener el gasto sanitario y porque la cuota de genéricos en España sigue muy alejada de la de otros países de nuestro entorno.

¿Qué cambios se han producido en estas dos décadas?

Hemos tenido tres cambios importantes desde 1997 con relación a los genéricos. El primero, la implantación del Sistema de Precios de Referencia que, en general, funciona bien pero que en muchos casos, por ser injusto, causa graves problemas de rentabilidad. El segundo, y quizás el más negativo, la puesta en marcha de las subastas en Andalucía. Y el tercero, la obligatoriedad de igualar el precio de los productos que están bajo patente al de los genéricos.

¿Cuáles son los principales retos a los que se enfrenta el sector?

Para nosotros lo más importante es que las administraciones públicas, tanto central como autonómicas, sigan viendo en los genéricos la vía más importante de ahorro. Si no se hace así, podrá llegar el momento en el que empresas de genéricos no puedan afrontar su puesta en el mercado al no tener posibilidades de llegar a contar con un volumen de ventas  interesante. Además, tenemos que convencer a la clase política que las subastas no son el mejor método de ahorro, tanto para los pacientes como para la industria que fabrica en España. Hay otras formas de ahorro que no son tan peligrosas para nuestras compañías.

¿Dónde estará la industria de genéricos en España en los próximos años?

Desgraciadamente no lo sé. Nuestras ventas están sin crecimiento desde hace unos años. Y me temo que vamos a seguir así, a no ser que haya cambios en la política farmacéutica. Tendremos que apostar por las ventas en otros países para poder mantenernos en el  mercado.

Si pudiera, ¿qué le pediría al Gobierno o a la ministra de Sanidad?

Volver a la situación que teníamos hace unos años de forma que hubiera una diferencia de precio entre el genérico y la marca original (que es lo que ocurre en la inmensa mayoría de países de nuestro entorno). Es decir, que no seamos utilizados exclusivamente para bajar los precios de los productos que van perdiendo la patente y que continúen con una apuesta clara por los genéricos. Tenemos que buscar conjuntamente alternativas a las subastas que sean buenas para todos: administraciones, pacientes y compañías de genéricos.

Para terminar, como director general de Normon, ¿qué noticia le gustaría leer en 2017?

Que los genéricos hemos conseguido una cuota de mercado del 30% en valores.

NORMON EN CIFRAS

  • Más de 211 millones de euros de facturación en 2016.
  • 211 principios activos comercializados y más de 800 presentaciones.
  • Alrededor de 1.600 empleados. 450 aprox. licenciados o graduados.
  • Instalaciones en Tres Cantos (Madrid). Superficie de 80.000 m2. Más de 40 líneas de envasado y fabricación de la mayor parte de las formas farmacéuticas.
  • Certificaciones: NCF o GMP´s (engloba las GDP), BPL, BPF, ISO 9001, ISO 14001, ISO 13485 e IN PREMED.

Deja un comentario