Blog

Un retrato incómodo

Suite francesa de Irène Némirovsky
Editorial Quinteto, 119 páginas

Julio trujillo - Periodista y crítico literario en varias publicaciones nacionales e internacionalesIrène Némirovsky era ya una escritora consagrada en lengua francesa cuando la policía gala la detuvo por orden de los alemanes para conducirla al campo de concentración de Auschwitz por su condición de judía. Némirovsky nació y pasó la primera parte de su infancia en Rusia, de donde su familia huyó tras la Revolución Bolchevique.

Un-retrato-incomodoFinalizada la II Guerra Mundial se confirmó que había sido asesinada en Auschwitz y entre sus pertenencias recuperadas se encontró el manuscrito de Suite francesa, una novela destinada a ser parte de una obra de cinco entregas de las que solo pudo escribir dos.

Suite francesa tiene como eje la ocupación nazi en Francia y el terremoto que supuso para toda la sociedad, aunque la escritora se centra fundamentalmente en la reacción de las clases media y alta, en las que retrata cobardía, insolidaridad, corrupción, colaboración con los ocupantes, poca aunque alguna resistencia, y una aceptación de los hechos con resignación escasamente crítica.

En ese retrato implacable de la condición humana de la acomodaticia burguesía francesa, Némirovsky describe con dureza, pero a la vez con ternura, la vida cotidiana, la complicidad francesa (luego tratada de enmascarar por la propaganda), la crueldad, la indiferencia ante el dolor de los que sufrían las consecuencias y la miseria moral.

Parte de ella escrita, probablemente, en el mismo campo de exterminio, sorprende la lucidez ácida y el cuidado exquisito del lenguaje. Esta novela, Premio Renaudot en 2004, provocó un gran debate, político y literario en Francia.

Deja un comentario