Blog

vuelta al cole con salud - AESEG

Vuelta al cole con salud: cómo proteger a los más pequeños

Todo lo que las familias deben saber para asegurar una vuelta al cole con salud

Septiembre da el pistoletazo de salida a un nuevo curso escolar, con la necesidad de afrontar una vuelta al cole con salud. Los niños y sus familias deben prepararse estas semanas para todo lo que ello implica y la salud no es una excepción. En esta época del año, los niños podrían aquejarse de determinados problemas de salud y, por lo tanto, hay que estar al tanto de estas posibles complicaciones para poder prevenirlas.

La propia Asociación Española de Pediatría de Atención primaria (AEPap) destaca que, para los niños, septiembre y la vuelta al cole puede suponer un reto todavía mayor que para el resto de las personas. En este sentido, en esta sociedad científica que agrupa a profesionales de la pediatría de toda España cuentan con una Guía Informativa para Centros Docentes que puede ser de gran utilidad para los educadores. De hecho, los expertos recomiendan preparar a los niños unos días antes para que vayan adquiriendo los hábitos perdidos durante el verano.

Aunque los niños en edad escolar por lo general gozan de buena salud, no es infrecuente que los pequeños presenten algunos trastornos o patologías una vez que empiezan la nueva temporada en las aulas. El cambio de los hábitos de sueño, un tanto despreocupados en verano; o la aparición de ciertas dolencias a raíz de nuevas actividades, son sólo algunas complicaciones habituales entre los niños en la vuelta al cole.

Por todos es conocido el problema común de los piojos entre los niños. En el colegio se crean focos importantes de contagio. Los expertos destacan que entre un 4,9% y un 14% de los niños en edad escolar se han contagiado de piojos. Lo más común en estos casos es que el pediatra recete a los pequeños algún champú, crema o loción muy resistentes, aunque en ocasiones también son efectivos determinados medicamentos por vía oral.

Para una vuelta al cole con salud es necesario tener en cuenta que, además de las clases habituales en la escuela, existen otro tipo de actividades extraescolares que complementan la agenda del niño a partir de septiembre. En este sentido, los deportes y el ejercicio físico suelen ser muy protagonistas. Un calzado adecuado para cada acción es fundamental para evitar problemas en los pies.

Además, la infancia es un momento crucial en el que el niño se encuentra en permanente crecimiento. En el momento de empezar a andar se recomienda el uso de zapatos bien reforzados en la parte posterior y los laterales, para un correcto aguante del tobillo. Por otro lado, durante los primeros 10 años, el crecimiento del pie del niño es exponencial, por lo que es útil revisar una vez al mes si el zapato le ha quedado pequeño.

El colegio es un importante escenario en la promoción de la salud, como lo demuestran las iniciativas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Escuelas Promotoras de Salud, o del propio Ministerio de Sanidad, ¡Ganar Salud en la Escuela o el Programa Sí!, que coinciden en la importancia de una vuelta al cole con salud en la que el centro participa con la promoción de hábitos de vida saludables desde la infancia.

¿Vuelta al cole con salud? ¡Ojo con los problemas de espalda!

La carga de libros y material escolar supone un riesgo para la salud de la espalda de los más pequeños cuando van y regresan del colegio. Los especialistas alertan de ello todos los años durante esta época y siempre recomiendan que para una vuelta al cole con salud se opte, entre otras medidas, por el carrito para llevar las mochilas en lugar de cargarlas a la espalda.

De hecho, existe un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Granada, pertenecientes al Instituto Mixto Universitario Deporte y Salud (iMUDS), han demostrado científicamente que el carrito escolar es más beneficioso a nivel postural para los niños que las mochilas, y perjudica menos a su espalda. Los científicos realizaron a los participantes varias pruebas de composición corporal, en las que determinaron el porcentaje de grasa y su masa muscular.

También calcularon el peso de su carrito o mochila, para averiguar así su relación con respecto al peso del escolar. Entre las conclusiones se encuentran algunas como que el 23% de las niñas llevan en su mochila o carrito una carga superior al 20 por ciento de su peso, una cifra muy por encima de lo recomendado.

 

Deja un comentario

¡No te pierdas nada!

Suscríbete para estar al día de la actualidad sobre medicamentos genéricos.

SUSCRIBIRSE