Blog

medicamentos genéricos

Consumidores y medicamentos genéricos

Más de la mitad de los españoles prefiere medicamentos genéricos a medicamentos de marca. Así lo revela una reciente encuesta realizada por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) sobre hábitos de consumo de fármacos entre los españoles.

Específicamente, en lo que respecta a medicamentos genéricos, esta organización sin ánimo de lucro planteó a los usuarios si preferían comprar el genérico cuando está disponible y el 54% de los encuestados contestó que está muy de acuerdo con esa afirmación. En lo que a fiabilidad y calidad se refiere, la mitad de los encuestados (un 51%) considera que no hay diferencias entre fármacos de marca y genéricos.

Los medicamentos genéricos tienen la misma cantidad de principio activo que los comercializados con marcas farmacéuticas. El principio activo es la sustancia química de la que dependen las propiedades terapéuticas de una medicina. A igual cantidad y calidad, genéricos y marcas son equivalentes y comparten presentación y vía de administración, ya sea en pastillas o jarabe, por ejemplo.

Identificarlos es sencillo gracias a las siglas EFG que aparecen en los envases de los genéricos. Generalmente se encuentran al final del nombre del producto, que suele ser el del principio activo más el del fabricante, es decir, el laboratorio que los produce. A los genéricos se les exige superar estudios de biodisponibilidad para demostrar que el principio activo del fármaco alcanza la misma concentración en sangre que el del medicamento de referencia. De este modo, se asegura que el genérico es intercambiable con el medicamento original. Se dice entonces que es bioequivalente.

La principal diferencia entre el medicamento de marca con patente caducada y el genérico está en la denominación: el medicamento genérico adquiere el nombre de la sustancia medicinal que lo compone, también denominada Principio Activo, Denominación Oficial Española (DOE) o Denominación Común Internacional (DCI), es decir, por el nombre oficial, no el comercial, de la sustancia farmacológica (medicamento o droga).

¿Existen diferencias en el precio?

Tras caducar el periodo de protección de patente del medicamento innovador necesario para amortizar los gastos en investigación de la molécula original, los medicamentos genéricos pueden solicitar su autorización de comercialización siempre y cuando su precio sea significativamente más barato (40% menos) que su referencia en el mercado.

En ese punto, si el medicamento de marca desea seguir optando a la financiación pública debe igualar su precio, a la baja, al del genérico, de modo que genérico y marca se presentan en la farmacia con precios similares. Con esta disminución del precio en los medicamentos de marca provocada por los medicamentos genéricos es posible reducir costes en el sistema sanitario público y en el bolsillo del paciente.

Otros resultados de la encuesta sobre medicamentos

La encuesta de la OCU sobre uso de medicamentos arroja otros datos relevantes. Por ejemplo, el consumo de fármacos en España resulta elevado, ya que el ciudadano se gasta una media de 18 euros mensuales a pesar de que un 62% de los encuestados no padece ninguna enfermedad crónica.

En el caso de los antibióticos, los resultados del estudio tampoco son muy optimistas, ya que el 19% de los encuestados consumieron antibióticos que les habían sobrado de un tratamiento anterior, sin acudir antes a un profesional sanitario.

Como datos positivos, un 76% de los encuestados sigue los tratamientos prescritos hasta el final y de forma metódica. El 62% lee siempre los prospectos antes de empezar a consumir un medicamento y siete de cada diez son, además muy escrupulosos con las medidas de conservación recomendadas. Sólo el 5% de las personas que han participado en el estudio no tiene para nada en cuenta la fecha de caducidad de los medicamentos y hasta un 10% opina que los fármacos sin receta no representan ninguna amenaza seria para la salud en caso de un uso inadecuado. Desde la OCU manifiestan que ingerir medicamentos conlleva riesgos y más si se abusa de ellos, si se toman de forma inadecuada o no se conservan según las instrucciones.

Deja un comentario