Blog

alergias primavera

Empieza la primavera… y las alergias

La primavera marca el inicio de la temporada de alergias propias de esta época del año. Las enfermedades alérgicas en España afectan a un 33% de la población de 48 millones de españoles, por lo que estaríamos hablando de una patología que aqueja a unos 16 millones de personas. Entre los alérgicos, aproximadamente la mitad (ocho millones) lo son a pólenes de plantas. Según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), el cambio climático es una realidad incuestionable y constituye, en estos momentos, la principal preocupación medioambiental, tanto en el ámbito científico como en el socioeconómico.

Las enfermedades alérgicas presentan un amplio abanico de manifestaciones clínicas que van desde formas leves (como la rinitis o la rinoconjuntivitis) hasta reacciones graves que pueden comprometer la vida de los pacientes (anafilaxia). Cada una de ellas tiene unos procedimientos terapéuticos específicos y diferentes herramientas diagnósticas que entrañan un riesgo variable en función del tipo de reacción, la edad, las comorbilidades del paciente, los profesionales sanitarios que intervienen en dichos procesos, la infraestructura sanitaria donde se desarrolla la actividad y el procedimiento alergológico per se.

La doctora Mar Reaño, presidenta del Comité de Calidad y Seguridad Asistencial de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) explica que “debemos entender que los recursos humanos, de tiempo, y técnicos que se requieren para el desempeño de la practica alergológica en condiciones adecuadas de seguridad y calidad varían de unos procedimientos a otros”.

Medicamentos contra la alergia

Los antihistamínicos son medicamentos que sirven para reducir o eliminar los efectos de la alergia. Actúan bloqueando la acción de la histamina en las reacciones alérgicas, a través del bloqueo de sus receptores. A pesar de lo que se pueda creer no todos los antihistamínicos producen somnolencia, aunque esta manifestación depende de la predisposición individual de quien los consume. Los nuevos antihistamínicos se consideran no sedantes y por tanto ofrecen mayor seguridad para quienes realizan actividades que requieran concentración.

Uso de mascarillas

Las mascarillas son una buena solución para los alérgicos que viven en zonas de elevada intensidad de polen, ya que evitan que éste entre en las vías respiratorias y reducen el uso de medicación de rescate. El tamaño del polen es especialmente pequeño por lo que no todas las mascarillas sirven. Aquellas que están homologadas, y que tienen un elevado poder filtrante, son eficaces para disminuir la exposición al polen y a los ácaros del polvo, pudiendo reducir los síntomas alérgicos de los pacientes que las usan.

Estos dispositivos cubren la nariz y la boca y el aire que pasa a través de la mascarilla atrapa los pólenes o ácaros, llegando limpio a ambos orificios. Suelen tener una válvula de exhalación por donde saldrá posteriormente el aire exhalado, reduciendo el calor y humedad en el interior. Las mascarillas homologadas cuentan con un ajuste hermético moldeable en la zona de la nariz que no permite el paso de partículas. El material filtrante de la mascarilla tiene baja resistencia y permite un uso cómodo para que pueda ser utilizada durante varias horas.

Pruebas de alergia

Las denominadas “pruebas de alergia” son muy diversas y difieren según la naturaleza de la enfermedad que se estudia. En esta cuestión nos referiremos a las pruebas cutáneas en “prick” que se realizan para el diagnóstico de alergia inmediata. Consisten en la aplicación de una gota de un extracto alergénico en la superficie de la piel, efectuando una leve punción sobre la misma. Estas pruebas se pueden realizar a cualquier edad.

En las pruebas cutáneas, el riesgo de reacción es mínimo, aunque depende de la técnica y el producto empleados. Generalmente se toleran bien y el síntoma más molesto suele ser el picor. Las denominadas pruebas de exposición conllevan un riesgo más elevado de reacción alérgica. Por estos motivos, las pruebas diagnósticas de alergia deben ser realizadas en un centro especializado, ya que su interpretación y control corresponden al alergólogo.

Deja un comentario

¡No te pierdas nada!

Suscríbete para estar al día de la actualidad sobre medicamentos genéricos.

SUSCRIBIRSE