Blog

Enfermedades respiratorias y contaminación - AESEG Asociación Española del Medicamento Genéricos

Enfermedades respiratorias por contaminación: reto de salud del siglo XXI

El aire que respiramos está en mayor o menor medida contaminado, de tal forma que se está convirtiendo en un peligro para nuestra salud produciendo un gran número de casos de enfermedades respiratorias por contaminación.

La contaminación del aire representa un importante riesgo medioambiental para la salud, bien sea en los países desarrollados o en los países en desarrollo. Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que nueve de cada diez personas respiran aire contaminado. Los efectos que esta situación produce son devastadores: provoca la muerte de 7 millones de personas por cáncer de pulmón, cardiopatías, ictus y otras patologías.

Fundamentalmente, la calidad del aire está influyendo en la aparición de enfermedades respiratorias y, por eso, desde la Asociación Española de Medicamentos Genéricos (AESEG) queremos dedicar un post a hablar sobre las enfermedades respiratorias por contaminación.

La OMS alerta de que la calidad del aire está propiciando la aparición de enfermedades respiratorias

Los contaminantes microscópicos del aire pueden sobrepasar las defensas de nuestro cuerpo y penetrar profundamente en nuestro sistema respiratorio y circulatorio, lo que daña nuestros pulmones, corazón y cerebro. Las enfermedades respiratorias por contaminación y, en definitiva, cómo afecta el cambio climático a la salud, son uno de los retos a abordar durante este siglo.

¿Qué efectos tiene la contaminación en la salud?

La OMS alerta de que el exceso de ozono en el aire puede producir efectos adversos de consideración en la salud humana, causar problemas respiratorios, provocar asma, reducir la función pulmonar y originar enfermedades pulmonares.

Estudios epidemiológicos revelan que los síntomas de bronquitis en niños asmáticos aumentan en relación con la exposición prolongada al dióxido de nitrógeno (NO2). La disminución del desarrollo de la función pulmonar también se asocia con las concentraciones de NO2 registradas (u observadas) actualmente en ciudades europeas y norteamericanas

El dióxido de azufre (SO2) puede afectar al sistema respiratorio y las funciones pulmonares, además de causar irritación ocular. La inflamación del sistema respiratorio provoca tos, secreción mucosa y agravamiento del asma y la bronquitis crónica; asimismo, aumenta la propensión de las personas a contraer infecciones del sistema respiratorio.

Expertos como Joan Escarrabill, director del Programa de Atención a la Cronicidad del Hospital Clínic y director del Plan director de las enfermedades del aparato respiratorio del Departamento de Salud de la Generalitat de Catalunya, señalan que la contaminación provoca exacerbaciones de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

“Las enfermedades crónicas no empiezan en la edad adulta. El tabaco es el factor desencadenante más importante pero el desarrollo del pulmón se ve afectado por muchas circunstancias y una de ellas es la contaminación. Hasta los 20 años no alcanza su madurez. Si existen factores que están impidiendo su crecimiento, no se obtendrá el 100% de la función pulmonar”, explica Escarrabill.

¿Cómo puede contribuir el farmacéutico en el abordaje de las enfermedades respiratorias por contaminación?

Enfermedades como la neumonía, afección respiratoria que es la primera causa de mortalidad infantil entre menores de cinco años y con alta incidencia entre personas de edad avanzada, pueden prevenirse mediante el correcto control de factores ambientales.

Según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) la neumonía causa hasta 100 muertes a la hora y 2.500 al día, fundamentalmente entre niños de corta edad. Es una enfermedad que además se puede prevenir también mediante la vacunación o una nutrición adecuada.

La Farmacia supone un importante foco de educación sanitaria, desde el que recomendar la vacunación y divulgar consejos sanitarios

Desde el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos nos recuerdan que el farmacéutico, por sus funciones en el ámbito hospitalario, en atención primaria y en la farmacia comunitaria, se erige como un profesional sanitario de referencia para los pacientes.

Estos acuden con relativa frecuencia a alguna de las 22.000 farmacia que hay en España para solicitar la dispensación de medicamentos. Por tanto, la farmacia comunitaria es un importante foco de educación sanitaria, desde el que recomendar decididamente la vacunación y divulgar consejos sanitarios.

En el caso de que se desarrolle la enfermedad, el farmacéutico tiene la responsabilidad de reforzar la actitud del paciente para que mantenga una estricta adherencia al tratamiento, como elemento determinante de su eficacia y seguridad.


¿Te gustó este artículo? ¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

Deja un comentario

¡No te pierdas nada!

Suscríbete para estar al día de la actualidad sobre medicamentos genéricos.

SUSCRIBIRSE