Blog

Alimentación y salud

Alimentación y salud, aliados indiscutibles

La alimentación es básica para mantener un buen estado de salud. Además de una necesidad, el hecho de comer está condicionado por los propios gustos y costumbres de la persona. Pero la alimentación, la salud y el placer no van reñidos, sino que de manera complementaria deben conformar una dieta sana. El placer de comer y el aspecto social y cultural de las comidas son tan importantes para el bienestar como el aspecto nutritivo.

Creer que, en cuestiones de alimentación, salud y placer van reñidos, es un gran error. El disfrute con la comida, no necesariamente está relacionado con grandes comilonas y complicadas preparaciones culinarias y tampoco una dieta saludable se caracteriza por estrictas prohibiciones y comidas aburridas, renunciando a todo lo que nos gusta.

Basta con que elijamos una alimentación variada, sin descuidar nuestros propios gustos y los de nuestra familia, siguiendo unas sencillas normas en la manera de combinar estos alimentos. Para lograr este objetivo es necesario adquirir conocimientos, tener información básica sobre las necesidades del organismo, y las combinaciones de alimentos que admite una alimentación sana y equilibrada. También es necesario disponer del tiempo suficiente para organizar, cocinar y paladear la comida.

El propio Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad difunde este mensaje y dispone de recursos en forma de información para ello. Con ello se pretende contrarrestar el efecto negativo de aquellos mensajes poco saludables que fomentan dietas que incluso pueden poner en riesgo la salud de las personas.

Falsos mitos sobre alimentación y salud

Existen falsos mitos sin base científica que fomentan dietas exprés y otros consejos que, lejos de ayudar a la persona en el mantenimiento de su salud, le perjudica. Seguro que has escuchado en más de una ocasión la siguiente afirmación: “se debe comer fruta fuera de las comidas”. Lo cierto es que las calorías y vitaminas de estos alimentos siempre son las mismas, independientemente de si se toman solas o acompañadas de otro tipo de comida. Por lo tanto, siempre es un buen momento para tomar una ración de fruta.

Otro aspecto a tener en cuenta es que no se deben clasificar los alimentos como buenos o malos, sino conocer las características de cada uno. Por ejemplo, el huevo suele ser tratado injustamente en este sentido cuando se afirma que su consumo es malo para el colesterol. Es más, se trata de un alimento muy completo y saludable. Es cierto que su yema es rica en colesterol, pero no hay que olvidar que el huevo posee también proteínas, vitaminas y minerales. Su consumo es adecuado en todas las edades, por lo que es muy importante llevar una dieta variada y aumentar la actividad física.

El deporte también suele estar inmerso en este tipo de confusiones. “Si realizo actividad física puedo comer y beber lo que quiera”. La veracidad de este mensaje es relativa. El ejercicio físico es imprescindible para la salud, sin embargo, una alimentación no saludable tendrá consecuencias saludables que difícilmente se podrán compensar con la práctica de deporte. Es decir, las ventajas que se obtienen entre comer una pieza de fruta o bollería industrial no sólo se centran en la gran diferencia calórica entre uno y otro, sino que además, la fruta aporta vitaminas, fibra… frente al alto contenido en grasas no saludables y azúcares refinados de la bollería industrial.

Una dieta saludable pasa por romper con los viejos hábitos y reemplazarlos por otros nuevos. Para no fracasar en el intento, lo más adecuado es introducir paulatinamente los nuevos alimentos, así como la rutina de acondicionamiento físico durante las primeras semanas. De esta manera, el cuerpo y la mente contará con el tiempo suficiente para ajustar la nueva rutina.

Deja un comentario

¡No te pierdas nada!

Suscríbete para estar al día de la actualidad sobre medicamentos genéricos.

SUSCRIBIRSE