Blog

automedicación responsable - AESEG Asociación Española de Medicamentos Genéricos

Automedicación responsable: ¿es posible?

Tomar medicamentos por iniciativa propia sin intervención del médico o del farmacéutico puede costarnos la salud. Desde AESEG analizamos qué es la automedicación responsable y si es factible.

Los ciudadanos queremos estar cada vez más empoderados a la hora de tomar decisiones sobre nuestra salud. Demandamos más información y asesoramiento a médicos y farmacéuticos sobre el uso adecuado de ciertos medicamentos; sin embargo, no siempre acudimos a los expertos y procedemos a automedicarnos como solución rápida para cualquier tipo de dolencia. No obstante, hoy en día se habla de la automedicación responsable y el autocuidado de la salud, dos conceptos que trataremos a continuación.

La automedicación consiste en la utilización de medicamentos por voluntad propia sin la intervención de un médico o farmacéutico (ni en el diagnóstico de la enfermedad, ni en la prescripción o supervisión del tratamiento).

La automedicación consiste en la utilización de medicamentos por voluntad propia sin la intervención de un médico o farmacéutico

Se trata de un hábito común en nuestra sociedad. Utilizamos medicamentos para el dolor de cabeza, para problemas gástricos, para la tos, para la alergia, etc., pasando por alto que esta autoprescripción o automedicación no está exenta de riesgos ya que supone un acto sanitario que puede ocasionar perjuicios o beneficios al paciente que los ingiere.

Los analgésicos y los antibióticos son dos de los grupos farmacológicos más usados en automedicación. Tanto uno como otro presentan posibles riesgos individuales y colectivos, fundamentalmente el uso de antibióticos y la generalización de las resistencias bacterianas.

automedicación responsable - AESEG Asociación Española de Medicamentos Genéricos

Fuente: Hospital San Juan de Dios de Aljarafe

Automedicación responsable: qué es, para qué sirve y qué riesgos tiene

El concepto de automedicación responsable se basa en el de consumidor informado. Está orientado a evitar en lo posible una serie de riesgos potenciales y obtener un beneficio en términos de curación o alivio de síntomas.

El autocuidado de la salud o la automedicación responsable consiste en el uso de medicamentos de libre acceso (que no necesitan receta médica). En este proceso, el farmacéutico informa e instruye sobre su correcta utilización. Se trata de recurrir al uso de medicamentos publicitarios, denominados Especialidades Farmacéuticas Publicitarias, EFP, que no requieren receta médica, porque sus datos de evaluación toxicológica, clínica o de su utilización y vía de administración no exigen prescripción médica.

La automedicación responsable consiste en el uso de medicamentos que no necesitan receta médica

Son fármacos de prevención o alivio y que por sus características no requieren intervención del médico pero sí del farmacéutico para facilitar indicaciones ya que no están exentos de riesgos para la salud.

Para la automedicación responsable es necesario también tener en cuenta varios consejos básicos.

Consejos para una automedicación responsable

  • Pedir consejo al farmacéutico en el caso de medicamentos sin receta o EFP.
  • No tomar ningún medicamento con receta médica. Puede tener serias consecuencias para la salud.
  • Informar al farmacéutico si se están siguiendo otros tratamientos o si se está en estado de gestación.
  • Leer atentamente el prospecto y en caso de dudas consultar al farmacéutico.
  • Si los síntomas empeoran acudir rápidamente al médico.

Obligaciones del paciente en el uso racional de medicamentos

Según un decálogo elaborado por la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria, SEMERGEN,  el paciente como integrante en la cadena del medicamento y responsable de su salud debe realizar un uso racional de los fármacos.

  • Los medicamentos no se deben manipular: triturar, abrir las cápsulas…
  • Se deben seguir las indicaciones del médico o farmacéutico: respetar las pautas y tomas.
  • Contribuir aportándole información de antecedentes médicos que puedan tener relevancia para su salud al equipo de facultativos. Por ejemplo, alergias a medicación.
  • Meditar qué cambios en sus hábitos de vida pueden ayudar a un mejor autocuidado de la salud.
  • No compartir medicación con familia o amigos, aunque tengan la misma enfermedad, pueden no necesitar el mismo tratamiento.

Siguiendo esta serie de consejos, podremos llevar a cabo una automedicación responsable de manera coordinada y efectiva y contando con los profesionales sanitarios.

La responsabilidad en la automedicación también conlleva la necesidad de que el consumo de los medicamentos sea puntual. Si no logramos eliminar el problema que queremos tratar debemos acudir al médico para que pueda darnos un diagnóstico más preciso. Y, por supuesto, no debemos automedicarnos si no disponemos de la información necesaria tanto de la afección que nos interesa tratar como del uso del propio medicamento.


¿Te gustó este artículo? ¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

Deja un comentario

¡No te pierdas nada!

Suscríbete para estar al día de la actualidad sobre medicamentos genéricos.

SUSCRIBIRSE