Blog

efectos secundarios de la Navidad - AESEG

Los efectos secundarios de la Navidad para la salud

Los efectos secundarios de la Navidad para tu salud física y mental son muy diversos: estrés, problemas estomacales, fatiga…

Ya está aquí la Navidad y, con ella, un sinfín de reuniones familiares y de amigos, cenas de trabajo o cocktails varios. Es momento de atracones y excesos, y eso nuestro cuerpo acaba sufriéndolo.

Los efectos secundarios de la Navidad son más comunes de lo que creemos pero nunca nadie habla de ellos porque se asumen como algo habitual. Sin embargo, cuidarnos puede ayudar a que la cuesta de enero no se nos haga tan ardua si hablamos de salud.

Puede ser difícil, pero no imposible. Es necesario aprender a decir no a mazapanes, turrones, mantecados, polvorones y todo el elenco de alimentos que se disponen estos días en la mesa.

Hay que aprender a decir no a mazapanes, turrones y mantecados. La moderación es la clave La moderación es una de las claves.

Hay gente que hasta se prepara para los opíparos banquetes que se van a dar, todo un error. No hay que pasarse con la comida.

Pasar de una dieta equilibrada a estar varios días comiendo y bebiendo cantidades excesivas perjudica nuestra salud. Lo ideal es cuidar nuestra alimentación y seguir una serie de pautas saludables entre las que también esté el ejercicio físico.

Cualquier pequeño gesto a lo largo de estos días puede ayudar a que a la vuelta de las vacaciones nuestro organismo no se resienta.

Efectos secundarios de la Navidad: Dolencias más comunes

Pueden ser muy diversas y en cada persona se manifiestan de manera muy diferente. Veamos las dolencias más comunes en estas fechas:

  • Problemas estomacales: la cantidad de comida y la velocidad a la que se recibe puede provocar mala digestión, reflujo, acidez, dolores… La ingesta de medicamentos como ansiolíticos, antidepresivos o analgésicos también repercuten en el malestar digestivo.
  • Fatiga: las comidas copiosas llegan a producir mucho cansancio, sueño y falta de energía. El organismo se resiente ante todo el trabajo de digestión que tiene que llevar a cabo.
  • Estrés: los preparativos, los regalos o la apretada agenda durante las fiestas navideñas llega a producir estrés vacacional que se acaba reflejando a nivel muscular. De ahí, la importancia del descanso y cuidarse de posturas poco apropiadas.

Además, las dolencias cardíacas, los problemas respiratorios (por complicaciones con la digestión) o incluso la ansiedad, son otras de las patologías frecuentes en estas fechas. Debemos extremar las precauciones, no automedicarnos y consultar a nuestro médico de familia o un especialista ante cualquier duda.

El consumo de alcohol no ayuda

En Nochevieja o Nochebuena es común brindar con bebidas alcohólicas, lo que no quiere decir que sea bueno para nuestra salud. El consumo excesivo de alcohol también produce estragos y está vinculado a enfermedades y es causa de muerte prematura.

El alcohol está vinculado a enfermedades y es una de las causas de muerte prematura

El hígado, el sistema circulatorio o el cerebro sufren los efectos secundarios de la Navidad y de sus copas demás. En la moderación está la clave para que el organismo no se resienta.

¿Lo mejor? Optar por bebidas sin alcohol y beber mucha agua, que facilita la digestión y contribuirá a que el organismo no se resienta tanto.

Además, no debemos olvidarnos de que no se pueden mezclar los tratamientos farmacológicos con el alcohol, por lo que durante las fiestas se debe extremar el cuidado con respecto a la ingesta de este tipo de sustancias.

En el próximo post de En Genérico, trataremos cómo cuidarse de estos excesos navideños. ¡No te lo pierdas!


¿Te gustó este artículo? ¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

Deja un comentario

¡No te pierdas nada!

Suscríbete para estar al día de la actualidad sobre medicamentos genéricos.

SUSCRIBIRSE